18 marzo 2018

LOS COLORES Y SU IMPACTO


En 1666 el científico Isaac Newton dijo que ¡la luz estaba compuesta por los 7 colores del arco iris! Pero, ¿Cómo hizo para descubrir esto? Dejó que un haz de luz pasara por un agujero que hizo en la ventana de su habitación, y delante de ese rayo de luz colocó un prisma triangular de vidrio, ¡así comprobó que aparecían los 7 colores del arco iris!
J. W. von Goethe, un escritor y científico, siguiendo las ideas de Newton y con la ayuda de los descubrimientos que surgieron en la física moderna desarrolló lo que se conoce como círculo cromático, que tanto estudiamos en la escuela.

Y así quedó establecida la clasificación entre colores primarios (rojo, amarillo y azul). Los secundarios (anaranjado, verde, y violeta) que se obtienen combinando de dos en dos los tres colores primarios. Los complementarios son dos colores en relación. Uno es un secundario y el otro es el primario que no interviene en su composición. Por ejemplo: el anaranjado (amarillo y rojo) es el complementario del azul. También están los neutros se incluyen los negros, los grises y los blancos. También los llamados tierras (marrones).

La Teoría de la Psicología Gestalt dice que los colores nos provocan distintas emociones y sensaciones. Según esta teoría, todo color tiene un valor funcional a través de significados que les atribuimos convencional y simbólicamente.
Kandinsky, pensaba que los colores nos producen dos efectos distintos, uno en nuestros ojos, que están encantados por la belleza de los colores, y otro que nos causa una vibración en el alma, que toca nuestras emociones. Así pensó que algunos colores podían ser fríos y otros cálidos.

Los colores fríos (azul, violeta, lila, verde oscuro) producen una acción relajante y parece que se alejan generando una sensación de distanciamiento, reposo, calma y tristeza.

Los colores cálidos (rojo, naranja, amarillo, verde limón) tienen un efecto estimulante y dan la impresión que avanzan, lo que provoca una sensación de cercanía, son colores vitales alegres y activos.

Otra idea la trajo el artista Joseph Albers. Para él los colores no se perciben solos, sino en relación con los que le rodean. Es decir, la forma se percibirá de acuerdo al fondo que tenga. Entonces, la calidad de un color depende de los otros que están al lado. Por ejemplo, un cuadro amarillo en un fondo negro parece sobresalir más que un cuadro azul que parece estar más hacia el fondo. Y en un fondo blanco, parece lo contrario, el cuadro azul sobresale más.

Uno de los ejemplos más claros del uso convencional de los colores lo encontramos en los semáforos: rojo para parar, amarillo para precaución y verde para seguir.

El color es una sensación que producen los rayos luminosos en los órganos visuales y que es interpretada en el cerebro. Se trata de un fenómeno físico-químico donde cada color depende de la longitud de onda.
Los cuerpos iluminados absorben parte de las ondas electromagnéticas y reflejan las restantes. Dichas ondas reflejadas son captadas por el ojo y, de acuerdo a la longitud de onda, son interpretadas por el cerebro. En condiciones de poca luz, el ser humano sólo puede ver en blanco y negro.
El color blanco, en este sentido, es el resultado de la superposición de todos los colores. El color negro, en cambio, es lo contrario y se define como la ausencia de color.

De distintos archivos que están en los paquetes a descargar se sintetizan las siguientes características de los colores, recordando que a cada color se le pueden atribuir significados polares en cuanto a lo que se considere “positivo” o “negativo”, por lo que será importante siempre considerar el contexto, la persona, la cultura y el entorno en que se hace:

BLANCO
Asociado con lo divino, la sinceridad y la pureza, lo limpio y pacífico, lo feliz y gentil, con la verdad y la integridad. La conexión con el universo.
Se le asocia con el séptimo chakra.

VIOLETA
Relacionado con lo imaginativo, intuitivo, espiritual, y creativo, el lujo y la calidad, con el poder y lo majestuoso de reyes, religiosos y políticos.
Se le asocia con el Sexto chakra.

AZUL
Asociado con lo pacífico, la calma y lo conservador, lo inteligente, confiable y comunicativo. El preferido por los hombres y los oficinistas. Incrementa la productividad. A veces también representa frialdad, neutralidad y justicia.
Se le asocia con el Quinto chakra.

VERDE
Asociado a la salud, relajación, naturaleza, fertilidad, esperanza, servicio y seguridad.
Se le asocia con el Cuarto chakra.

AMARILLO
Representa optimismo, luminosidad, extroversión y gran autoestima. El color más intelectual, estimula procesos mentales y el sistema nervioso. Causa fatiga y tensión en los ojos y hace llorar a algunos bebés. Asociado a lo liberal. A veces representa la envidia y el coraje.
Se le asocia con el tercer chakra.

NARANJA
Asociado al entusiasmo y lo excitante, lo vigoroso, sexual y creativo. Otros lo usan para advertencias y precauciones. En publicidad es agresivo en el sentido de que atrae la atención para incitar a comprar o suscribirse.
Se le asocia con el Segundo chakra.

ROJO
Evoca emociones fuertes, vibrantes y urgentes. Color pasional, estimulante, amoroso e intenso. Los publicistas dicen que estimula el apetito y atrae a los consumidores impulsivos.
Se le asocia con el primer chakra.

NEGRO
Asociado a la sofisticación y encanto, lo costoso, el poder y la formalidad. Otras veces puede significar luto, odio o tristeza.



WEBGRAFÍA:

Fuente de referencia para el texto de este post (Entrada):
“Paseando por la historia del color”, miembros del Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA)

*Para ampliar la información, descarga lo siguiente:
Paquete variado:

VIDEOS:


 




No hay comentarios.: