17 febrero 2016

BRAINSPOTTING PARA TRAUMAS



La forma más simple de definir lo que es Brainspotting (BSP) es: “Donde miras afecta a lo que sientes”. Si observamos la conducta humana podemos reparar que las personas cuando están refiriendo una experiencia personal tienden a mirar a diferentes posiciones (brainspots).
Si todavía observamos de manera más aguda, podremos ver como en función del asunto de la experiencia la persona tiende a mirar más frecuentemente a un punto en el campo visual que a otros; incluso a veces de una manera exclusiva y significativa.

Asumiendo que nada de lo que ocurre en nuestro sistema neurobiológico es aleatorio David Grand descubrió el potencial de la posición ocular como acceso al área de activación cerebral asociado a la experiencia somática despertada cuando la persona relata un asunto perturbador.

David Grand, psicoanalista durante más de 25 años y facilitador, supervisor y autor de EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing) descubrió el fenómeno de la “posición ocular relevante” en el año 2003 cuando trabajaba con una patinadora profesional para ayudarle a procesar los traumas vitales que limitaban el desempeño de un salto triple en sus competiciones de patinaje artístico. En un momento de la intervención observó como, al estar haciendo movimiento oculares lentos con EMDR, el ojo de la paciente comenzaba a temblar muy ostensiblemente. Se sintió compelido a parar la técnica de los movimientos oculares y a mantener la posición de su mano, que guiaba el ritmo de los movimientos oculares de la paciente. Manteniendo la posición ocular fija, la paciente empezó a acceder y a procesar memorias “olvidadas” que estaban asociadas en la red neurológica vinculada al bloqueo del desempeño en el triple salto. Incluso se volvieron a procesar memorias que ya habían sido procesadas de una manera más profunda, trayendo nuevos aspectos y capas de la experiencia.

Una vez localizadas estas posiciones oculares o Brainspots (puntos cerebrales), pueden llevar –a través del mantenimiento de la fijación ocular– a la resolución de asuntos profundamente
almacenados en las áreas no-verbales, no-cognitivas del cerebro. BSP utiliza tanto la activación enfocada como la conscienciación plena (mindfulness) como mecanismos de intervención. El objetivo es conseguir una liberación completa y exhaustiva de la activación guardada en el cerebro y en el cuerpo. BSP es un modelo que incorpora activación y recursos sistémicos aplicados sobre la base de consideraciones de diagnóstico y desarrollo. El modelo BSP es fruto de un desarrollo tanto relacional como técnico con un fundamento filosófico y fisiológico. Es un modelo abierto, inclusivo que invita a los terapeutas a hacer uso de la sabiduría de su formación previa y experiencia
profesional.

Brainspotting (BSP) fue descubierto por David Grand Ph.D, en 2003, quien tiene muchos años de experiencia en EMDR, somatic experiencing Levine y terapia relacional.

Al detener un seguimiento ocular ante cualquier respuesta refleja obtenía un procesamiento profundo y acelerado similares. Estos reflejos incluyen parpadeo, temblor en uno o ambos ojos, aceleración de la respiración, suspiros, congelamiento de los ojos, tos, dificultad para tragar, movimientos de la boca, apertura o estrechamiento de los ojos, inclinación de la cabeza y cambios en la expresión facial, entre otros. El autor encontró estas nuevas manifestaciones tan curiosas como atractivas, puesto que convertían su ya exitosa habilidad de ayudar a los clientes a procesar asuntos hacía una resolución aun más potente y completa. Buscó un nombre para este proceso y llegó a Brainspotting, reconociendo que estos “puntos” en el campo visual resultan ser el acceso a las localizaciones y funciones en el cerebro.

Actualmente hay seis métodos distintos para localizar las posiciones oculares. Una vez determinadas, el cliente es conducido a observar sin criticas su proceso interno tal como ocurre secuencialmente, que incluye el afecto, la memoria, la cognición y, especialmente, las sensaciones corporales. Esta auto-observación se llama “Mindfulness enfocado” (consciencia plena) en tanto que es paralela a la meditación, pero se realiza en un estado de activación focalizada. En varios momentos, determinados por el cliente o el terapeuta, se producen pequeñas discusiones que
van revisando la naturaleza del procesamiento. Esto va seguido de la reorientación que el terapeuta hace al cliente hacia la experiencia de su propio cuerpo de forma que es como un resumen de la auto-observación no guiada. El proceso continúa hasta que el cliente llega a un estado de resolución que queda determinado por la vuelta al asunto original de la activación ahora sin activación en la escala SUD.


1.- BSP de “ventana externa”. Consiste en que el cliente siga un puntero (es la herramienta de la que nos ayudamos para localizar y fijar la posición del ojo) a medida que el terapeuta lo mueve lentamente a lo largo del campo ocular. El terapeuta observa minuciosamente la cara y los ojos del cliente buscando respuestas reflejas. Un ejemplo  de éstas es cuando el ojo tiembla o se congela,
Un suspiro profundo o tragar, una respiración rápida (se pueden apreciar innumerables reflejos).
Cuando se observa cualquiera de estas manifestaciones, el terapeuta simplemente mantiene el
Puntero en el sitio y pide al cliente que mire al punto.
El proceso atencional sin expectativas se mantiene ahora enfocado en el trauma activado y comienza a revelarse información.

2.- BSP de “ventana interna”. Comienza pidiendo al cliente que siga el puntero a lo largo de su campo visual; aquí el terapeuta pregunta al cliente en qué posición siente la mayor activación en
el cuerpo (“ventana interna”). Una vez localizado el punto, El cliente mantiene la mirada en dicho punto mientras observa Su experiencia y los procesos Internos tal como ocurren momento a momento (“ve adentro y simplemente observa con curiosidad qué viene y qué viene después y
después …”, “continúa y observa a dónde te lleva”). De esta manera se va desvelando el trauma
con todos los contenidos asociados en la red neurológica.

3.- BSP “con un ojo”. Esta tomada del trabajo de Fredric Schiffer quien determinó que cada hemisferio del cerebro era como una personalidad separada (Schiffer, 1999). El acceso a ambos lados del cerebro a través del sistema visual se produce de manera cruzada respecto a los hemisferios. En consecuencia, desarrolló gafas de protección que limitaban la visión en ambos ojos
de modo que, en cada caso, la luz entrante venía sólo del extremo izquierdo o del extremo derecho del ojo, activando el hemisferio opuesto en el cerebro. Al cambiar periódicamente entre las dos gafas, Schiffer observó una respuesta integradora que conducía la resolución de la cuestión. Las gafas del BSP fueron diseñadas para ocultar el 50% del campo visual, ya sea uno u otro ojo. Para determinar cuál de los ojos tenía mayor nivel de activación pidió a sus clientes que de modo alternativo cubrieran cada ojo para evaluar con la escala SUD el nivel del ojo abierto. El ojo con el nivel más alto en la escala SUD fue llamado “ojo de activación” y el ojo con el nivel más bajo “ojo de recurso”. Una vez que estaba determinado el ojo de activación, se podían poner las gafas adecuadas que dejaban expuesto el ojo de activación. El BSP de Ventana Interior se utilizó para encontrar el punto de máxima activación en el ojo de activación. El abordaje con un ojo se utilizaba cuando el cliente manifestaba un procesamiento lento, o en casos de condiciones emocionales vagas como puede ser el trastorno de ansiedad generalizada o la depresión crónica o la fibromialgia.

4.-El BSP de “Barrido” (Rolling BSP) es una forma versátil de utilizar los Brainspots de Ventana Exterior. Se realiza de una manera similar a como se localizan y asignan los Brainspot de Ventana Exterior inicialmente. Esto implica un acompañamiento ocular lento siguiendo el eje horizontal a través del campo visual del cliente, parando en cada ubicación donde se expresa un reflejo. La
cantidad de tiempo que se detiene en cada punto reflejo puede variar de unos pocos minutos a una pausa momentánea.

5.-El BSP del “Eje Z” trae la tercera dimensión de profundidad a la localización de las posiciones oculares. La Ventana Interior primero explora el eje horizontal o eje X, seguido por el eje vertical o Y, en busca del máximo nivel de activación o recursos. Pero la exploración de la diferencia entre cerca y lejos queda aún por explorar en el Brainspot después de que este haya sido localizado. Se ha observado que la mayoría de clientes presentarán mayor o menor activación dependiendo si
miran al puntero situado entre 120 a 180 centímetros frente a sus ojos en contraposición a mirar a través del puntero hacía la pared del fondo que puede estar a cualquier distancia más allá del puntero. A menudo el punto más alejado en el eje Z resulta tener menor activación que mirando más de cerca al puntero. A los alumnos de BSP se les enseña que comiencen el procesamiento en el punto de profundidad de menor activación.

6.-El BSP de “Mirada” (Gazespotting). Este enfoque hace uso de nuestra tendencia natural a mirar (en inglés “gaze”) a distintos puntos en nuestro campo visual cuando hablamos de cuestiones que tienen carga emocional. Cuando se observa, parece como si los clientes estuvieran hablando con el punto sin darse realmente cuenta de su comportamiento. Es la única forma de BSP en la que el cliente elige su propio punto de forma intuitiva e inconsciente. Salvo algunas excepciones, tiende a ser más suave y con recursos en comparación a los puntos más activadores. BSP de Mirada también es una buena introducción para nuevos clientes en BSP ya que no recurre al puntero ni al proceso de “set up” o puesta a punto que puede resultar extraño para el cliente hasta que no ha experimentado el poderoso efecto del BSP.


Con BSP la integración de otros enfoques no sólo es algo “permitido”, sino que alentado. Esto encaja con la forma en que la fenomenología se aplica al BSP con el conocimiento de que el sistema humano es demasiado vasto como para ser entendido desde el exterior. Consecuentemente no puede haber un único modelo que abarque este sistema.

 OBSERVACIONES
1.-Es obvio que para valorar esta técnica hay que comprender y/o practicar primero el EMDR.
2.-Sobre la dirección de las miradas según la PNL para sistemas de representación aquí en el BSP no lo manejan exactamente de esa manera, sin embargo, en lo práctico es claro que los que entendemos la PNL sí nos podría facilitar o complementar la terapia BSP.
3.-Para profundizar en el BSP consultar el libro de David Grand, que puedes descargar aquí:


*Descarga paquete de 4 libros completos de David Grand:










*Página web con más artículos del BSP en español:








*Libro ‘Definiendo y Redefiniendo el EMDR’, de David Grand:
 
*Libro COMPLETO de David Grand "Así es tu cerebro cuando haces deporte. Brainspotting deportivo":



*Audios Brainspotting:



Y aquí los puedes descargar:







VIDEOS (Conferencias con Traductor en español)

No hay comentarios.: