30 diciembre 2013

CIENCIAS NOÉTICAS


El ex astronauta Edgar Mitchell fundó en 1973, junto con Paul N. Temple y otros,  una organización sin ánimo de lucro llamada Instituto de Ciencias Noéticas (IONS, por sus siglas en inglés). Su sede está ubicada en Petaluma, California (EE.UU.). Los miembros de dicho Instituto llevan a cabo y financian investigaciones en torno a diferentes capacidades de la conciencia. Afirman explorar los fenómenos que no tienen cabida en los modelos científicos convencionales, pero manteniendo al mismo tiempo el compromiso con el rigor científico y multidisciplinario. Investigan la telepatía, la precognición o la supervivencia de la conciencia después de la muerte. El instituto brinda también asistencia económica, ya que financia investigaciones clave con pocas posibilidades de conseguir fondos de las fuentes tradicionales, y se han valido de filántropos y gente altruista que les ha donado dinero. Actualmente los miembros e investigadores suman más de 20 mil.

La palabra Noética proviene del verbo griego noew (infinitivo, noein; el sustantivo sería nous), que significa "ver discerniendo", de donde se deriva "pensar". Entre los filósofos griegos, era frecuente utilizar el verbo con un significado próximo a "intuir", en el sentido de ver inteligible o ver pensante: aquello objeto de noein es aprendido directa e infaliblemente tal cual es.


Por supuesto que ya imagino las sonrisas compasivas de los científicos “oficialistas”, que rechazan este Instituto y a sus investigadores, a los que catalogan como chiflados y pseudocientíficos. Y precisamente por eso nació ese Instituto, para realizar las investigaciones que las universidades y los gobiernos no se atreven a realizar.

Las investigaciones que ha auspiciado el Instituto de Ciencias Noéticas en aquellos comienzos de las décadas de los setenta fueron: El doctor Carl Simonton, un oncólogo que estaba terminando su servicio militar, estaba interesado por la manera en que las actitudes y procesos de pensamiento individuales influyen en los que sufren una enfermedad, especialmente el cáncer. Con la ayuda de miembros influyentes del directorio, recaudamos los fondos para que Simonton pudiera efectuar su investigación. Brendan O'Regan, un bioquímico que en aquella época trabajaba en el Instituto de Investigaciones de Stanford (Stanford Research Institute, SRI), nos instó a que nos concentráramos en temas relacionados con la salud en general. Dirigió varios esfuerzos noéticos en el campo de la medicina e inició la primera investigación en diversas áreas relacionadas con temas de la salud, como la eficacia de la meditación y la acupuntura. En la actualidad, su trabajo es ampliamente reconocido como el primero y el mejor de su tipo. Por otra parte, nos entusiasmó el trabajo sobre biorrealimentación de los doctores Elmer y Alice Green. En 1975, Brendan se convirtió en el vicepresidente de investigaciones del instituto y se desempeñó como tal con una dedicación incansable hasta su muerte prematura en 1992.

Una de las iniciativas que más ha llamado la atención de los medios de comunicación internacionales  el denominado Proyecto Sueños de Gaia, que dirige el Dr. Dean Radin, profesor del Departamento de psicología de la Universidad estatal de Sonoma (EE.UU.), dicho proyecto consiste básicamente en recopilar durante años las experiencias oníricas (sueños) de miles de personas en diferentes partes del mundo, para luego asignarlas a distintas categorías según ciertas variables generales. Una vez finalizada esta fase del estudio, un programa informático diseñado especialmente para el proyecto, trazará correlaciones entre el contenido de cada uno de los sueños y eventos futuros de gran impacto en la conciencia colectiva, como guerras, desastres naturales, cambios de gobiernos, etc. En su momento, Dean Radin documentó cientos de sueños premonitorios anteriores a los ataque terroristas del 11-S y al tsunami que asoló las costas del sudeste asiático en 2004.

Desde 1995 se viene realizando el Proyecto Conciencia Global, que intenta demostrar que el ser humano es capaz de predecir suceso de interés global para nuestra especie mediante la existencia de un campo de transmisión no local de información. Las especies parecen tener una conciencia de especie que interactúa mentalmente con toda la biosfera.

Algunos de los miembros y/o colaboradores más importantes del Instituto de Ciencias Noéticas son:

EDGAR MITCHELL
Ex Astronauta estadounidense que formó parte del proyecto Apolo como piloto del módulo lunar en la misión Apolo 14, entre otras labores, fue el sexto hombre que pisó la Luna y posee el récord de actividad extravehicular tras haber efectuado un paseo lunar de 9 horas y 17 minutos. También es Doctor en Astrofísica por el Instituto Tecnológico de Massachusetts.
Tres meses antes del aniversario 50 de la NASA, Mitchell fue entrevistado por una emisora de radio británica, donde declaró que los seres humanos no somos los únicos habitantes del Universo y que la vida extraterrestre es una realidad, asegura que: “miembros del Ejército y de los Servicios Secretos de mi país me han confirmado que es cierto lo que se dice que ocurrió en Roswell, y que el Gobierno ha mantenido contacto con esos seres desde hace 60 años”.
Conferencista en diversos países, fundador e investigador del Instituto de Ciencias Noéticas, y autor del libro “El Camino del Explorador”, donde narra sus experiencias de expansión de conciencia mientras fue astronauta, así como la historia que le llevó a fundar el Instituto ya señalado.





GREGG BRADEN
Gregg Braden, autor de mayor venta del New York Times, ha sido invitado principal de conferencias internacionales y programas especiales de los medios de comunicación para explorar el papel de la espiritualidad en la tecnología. Ha trabajado como programador avanzado de sistemas informáticos (Martin Marietta Aerospace), geólogo de computadoras (Phillips Petroleum), y administrador de operaciones técnicas (Cisco Systems), y es considerado como una autoridad en la conexión de la sabiduría de nuestro pasado con la ciencia, la sanación y la paz de nuestro futuro.
Por más de veinte años, Gregg ha investigado aldeas en montañas distantes, monasterios remotos, templos antiguos y textos olvidados para descubrir sus secretos eternos. Sus investigaciones lo llevaron a la publicación en 2004 de su libro The God Code, obra que no sólo destruye muchos paradigmas sino que, además, revela las palabras reales de un mensaje antiguo codificado en el ADN de toda la vida.

Entre 1998 y 2005, las jornadas de Gregg en monasterios del centro de Tibet revelaron una forma de oración olvidada, perdida durante las ediciones bíblicas de los primeros cristianos.
En su libro publicado en 2006, Secrets of the Lost Mode of Prayer, documenta este modelo de oración que no tiene palabras ni expresión externa y, sin embargo, nos da acceso directo a la fuerza cuántica que conecta todas las cosas.
Desde su revolucionario libro Awakening to Zero Point hasta la intimidad de Walking Between the Worlds y el controversial The Isaiah Effect, la obra de Gregg despierta lo mejor de cada uno de nosotros, inspirando nuestras pasiones más profundas con las herramientas para construir un mundo mejor. Colabora con el Instituto de Ciencias Noéticas.




LYNNE McTAGGART
Saltó a la fama tras la publicación de los best sellers ‘El Campo’, y ‘El Experimento de la Intención’, en los cuales muestra las asombrosas implicaciones de la física cuántica en procesos relacionados con el poder del pensamiento colectivo, como la curación a distancia.  
Se ha convertido en una respeta autoridad internacional en el campo de la ciencia y la espiritualidad.
Lynne McTaggart es una periodista y escritora que ha ganado numeroso premios. Sus artículos se han publicado en un gran número de revistas y periódicos británicos y estadounidenses, entre los que se cuentan el New York Times, el Sunday Times de Londres, el Listener, el Parade y el Sunday Telegraph.

Lynne McTaggart es autora de dos otros libros. En The Baby Brokers: The Marketing of White Babies in America (The Dial Press), fue la primera en escribir una exposición profunda sobre el mercado de las adopciones privadas en Estados Unidos. Debido a su trabajo sobre las adopciones y los hogares de acogida infantil, le pidieron que testificara delante de un subcomité del Senado de Estados Unidos y le otorgaron el premio Women’s Press Club Award of Merit, que se entrega una vez al año a un trabajo de investigación periodística destacado.
Su segundo trabajo, Kathleen Kennedy: Her Life and Times (The Dial Press / Weidenfeld & Nicolson en Reino Unido), que trataba las relaciones entre los hijos mayores de los Kennedy, fue valorado como un trabajo que ofrecía «una visión fiel, convincente y bastante funesta» de los Kennedy, desde la que esta familia «se veía con una claridad inédita».
En 1988, ella y su marido británico, Bryan Hubbard, fundaron The Wallace Press, una editorial de boletines informativos y libros. Lynne McTaggart es la editora de What Doctors Don’t Tell You, un boletín de información médica para el consumidor cuyo objetivo es advertir a la opinión pública sobre los posibles riesgos derivados de los fármacos y los procedimientos que emplea habitualmente la medicina. También es coeditora de Mothers Know Best, un boletín para los progenitores y Proof!, donde se prueba científicamente que la medicina alternativa funciona.

El autor del best seller "El código Da Vinci", Dan Brown, en la trama de su obra "El símbolo perdido", la hermana menor de uno de los protagonistas, Katherine Solomon, se dedica al estudio y experimentación de la mencionada ciencia en el Instituto de Ciencias Noéticas, obteniendo resultados importantes como medir la masa del pensamiento, la intención y el alma.



RUPERT SHELDRAKE
El doctor Rupert Sheldrake (n. 1942) tiene Doctorado en Bioquímica por la Universidad de Cambridge (Inglaterra), además de graduarse en Ciencias Naturales en esta misma universidad; es Filósofo por la Universidad de Harvard, y autor de más de ochenta artículos científicos y de diez libros, incluidos el superventas “De perros que saben que sus amos están camino de casa”. Es miembro del cuerpo docente del Ciare College, de Cambridge, e investigador de la
Royal Society. Ha escrito en varios periódicos, como El Guardian, en el que tiene una columna
mensual, y colabora en varias revistas, entre las que cabe destacar New Scientist y Spectator.
Miembro y becario del Instituto de Ciencias Noéticas.
Sheldrake, defiende que la evolución no depende únicamente de cuestiones genéticas  y/o ambientales, sino que las ideas, pensamientos y acciones de una determinada especie se convierten en hábitos que van dando forma a la memoria colectiva de esa especie, la cual interviene en el desarrollo de cada uno de los miembros de la misma. Los campos morfogenéticos no pueden ser observados a simple vista, sino sólo a través de los efectos que generan. Constantemente recibimos y enviamos información a esos campos morfogenéticos, porque estamos permanentemente conectados, vivos o muertos, a través de una resonancia mórfica que es una memoria que se aplica a átomos, moléculas, cristales, organismos vivos, animales, plantas, cerebros, familias, sociedades y también a planetas, estrellas y galaxias.
A principios de los años 80 del pasado siglo un brillante, audaz e inspirado científico británico nacido en 1942, Rupert Sheldrake, revolucionó el paradigma excluyentemente mecanicista de las ciencias biológicas, bioquímicas y biofísicas en general, asestándole un golpe mortal a la obsoleta concepción decimonónica newtoniana de los sistemas vivos, ya abandonada muchas décadas atrás a nivel subatómico en el marco de la física cuántica. El concepto central del Nuevo Paradigma propuesto por el innovador y osado Dr. Sheldrake en su magnífica obra “Una Nueva Ciencia de la Vida” es la Hipótesis del Campo Mórfico o Morfogenético.
Gracias a los campos morfogenéticos, por medio de la resonancia mórfica y como si se tratara de un radio transmisor, podríamos sintonizar con nuestros propios estados pasados o los recuerdos de otras personas, vivas o muertas. Durante varios años intercambió cartas con el creador de las Constelaciones Familiares, Bert Hellinger, ya que ambos se dieron cuenta que sus teorías eran compatibles. La primera vez que Sheldrake asistió a un taller de Constelaciones Familiares dijo: “Ahora he visto por primera vez los campos morfogenéticos en acción”.




*Fuentes de información:
-Varios números de las revistas ‘Más Allá de la Ciencia’, y ‘Año Cero’.
-Los propios artículos y libros de los autores mencionados.







*DESCARGA paquete de libros y archivos de los anteriores autores aquí:


*VIDEOS

1 comentario:

Eduardo Pedraza dijo...

Gracias!!!! esta tremendo el material!!!!
Saludos!!

Eduardo.