19 noviembre 2011

CONSTELACIONES FAMILIARES Y CHAMANISMO


Sintetizador:  BERNAL27
Lo presente es una síntesis del libro “LA SANACIÓN VIENE DESDE AFUERA”, cuyo autor es el holandés Daan Kampenhout, para quien su libro tiene el objetivo de explorar y clarificar algunos de los aspectos energéticos y espirituales de las Constelaciones Familiares, valiéndose el autor de su amplia comprensión del chamanismo por sus distintas experiencias con chamanes y viajes en ese campo.

Algunos ejemplos de las similitudes entre Constelaciones Familiares y Chamanismo son:
1.-La posición básica de reverencia hacia poderes que no podemos entender con claridad.
2.-La diferenciación entre fuerza y debilidad en el nivel energético que nos permite comprender lo que nos ayuda y lo que nos daña.
3.-El significado de espacio como opuesto a tiempo en el sentido de que lo esencial es visible en el espacio, permanece atemporal en el espacio y solamente revela su efecto sanador cuando no se lo obstaculiza con preguntas acerca del pasado o el futuro.
4.-Lo que en Chamanismo es atribuido a la ayuda de los buenos espíritus, en Constelaciones Familiares puede ser descrito como lo causado por un alma en común.

Lo sorprendente en Constelaciones Familiares es que los efectos no provienen solamente de los vivos, sino también de los muertos, que pueden haber sido olvidados hace mucho tiempo. Ellos pueden establecer contacto durante una Constelación Familiar, en cuanto a que muestran qué es lo que debe ser corregido, y así los vivos pueden ser liberados de las consecuencias de los daños ocurridos en el pasado y de los efectos colaterales de los destinos externos pasados. Los vivos, respetando a los muertos, les permiten retirarse y, finalmente, encontrar la paz.


QUÉ ES CHAMANISMO
Un concepto chamánico básico es que el mundo en que vivimos es sólo uno entre muchos otros. Los diferentes mundos son vistos como segmentos de un universo formado por capas superpuestas verticalmente; están unidas por un eje que los atraviesa, llamado a menudo árbol del mundo.
Por encima de nosotros están los mundos superiores, por debajo de nosotros están los mundos inferiores. Estos otros mundos están habitados por espíritus de toda clase. Están las grandes fuerzas de la naturaleza: los cuatro espíritus de las 4 direcciones (norte, sur, este, oeste), las montañas, los mares y el trueno. Están los espíritus de los animales, los espíritus de las plantas y las almas o espíritus de los humanos que han muerto. Están los espíritus más pequeños de la naturaleza, entre ellos los llamados duendes y elfos. Algunos de los espíritus actúan como maestros y ayudantes, otros no están interesados en los seres humanos, y otros son violentos contra el ser humano.
 Los mundos superiores e inferiores chamánicos no son lo mismo que el cielo e infierno cristianos. En los mundos superiores se puede encontrar lugares de sabiduría, pero también lugares donde los espíritus tratan de engañar a los humanos. En los mundos inferiores hay muchos lugares de vitalidad y fuerza, pero también regiones donde uno puede enfermarse, atascarse o perderse.
Los distintos mundos interactúan entre sí todo el tiempo. Los 3 mundos podrían ser vistos como una cantidad de diapositivas proyectadas sobre la misma pantalla blanca al mismo tiempo. Por eso es posible moverse de uno de ellos al siguiente cuando la gente tiene problemas o sufre enfermedades, y un chamán puede ir y tratar de encontrar información y poder sanador en los otros mundos. Tradicionalmente sólo el chamán podrá intentar hablar con los espíritus, después de entrar en trance. Puede ser que él viaje a los otros dos mundos o que atraiga a los espíritus hacia él y hable con ellos en esa forma.
Una vestimenta de chamán puede pesar hasta 20 ó 30 kilogramos. Al bailar con esta vestimenta, el chamán se agota pronto y cae en trance. A medida que el trance se profundiza el chamán canta canciones improvisadas formadas por palabras y sonidos de animales, y toca un ritmo monótono sobre un gran tambo chato. En dicho estado puede comunicarse con los espíritus.
Las canciones chamánicas siberianas (de la región de Siberia) en Rusia son improvisadas; las canciones sanadoras o de las tradiciones indias norteamericanas tienen palabras y melodías fijas. Y los sanadores de América del Norte raras veces, o nunca, usan vestimentas chamánicas.


PSICOTERAPIA Y CONSTELACIONES FAMILIARES
En la psicoterapia típica pueden rastrearse las raíces de los problemas tales como una imagen negativa de uno mismo y se pueden reformular as experiencias difíciles de la infancia u otras vivencias traumáticas. Por lo que trata con mensajes concientes o inconscientes de eta vida. Las Constelaciones Familiares, sin embargo, no se ocupan de ese tipo de procesos. El trabajo sistémico se interesa por historias y sucesos familiares que a personalidad casi no ha notado, sucesos y secretos a medias que, de algún modo, aún influyen en la calidad de vida y las elecciones del alma.
Imaginemos a una mujer que ha perdido 2 ó 3 hijos después del nacimiento de su primer hijo. Años después, su nieta no puede quedar embarazada. Para un psicoterapeuta convencional no habría relación en los dos casos, pero un constelador vería una implicación sistémica entre la abuela y la nieta. Porque, inconscientemente, en el nivel del alma, la nieta puede haber tomado para sí el destino de la abuela. Varias escuelas terapéuticas y psicoanalíticas (psicogenealogía, terapia primal, terapia sistémica transpersonal, entre otras)  han descubierto dinámicas similares en su investigación. Lo que diferencia a Bert Hellinger es el uso de las Constelaciones Familiares, las conclusiones que se pueden sacar de ello y el tipo de intervenciones que desarrolló.
Solamente se da importancia a los acontecimientos reales, no a las historias y mitos familiares sobre ellos:
¿quién y cómo murió?¿con quién tuvo una relación significativa o se casó? ¿quién tuvo algún accidente, fue excluido o tuvo algún destino difícil?
Durante la constelación familiar, el facilitador estudia el lenguaje corporal y las reacciones de los representantes para entender las dinámicas que operan en la familia.
Cuando la estructura está clara, busca movimientos de equilibrio o sanación para encontrar una alternativa a las implicaciones sistémicas destructivas que se han manifestado. Puede ser que pida a un representante que diga ciertas frases clave que expresan lo que ocurre o lo que necesita ser dicho. Esas frases son cortas y tienen a menudo una cualidad arcaica: por ejemplo, “Ahora te veo como mi padre”, “Te tomo como mi esposa”, “Dejo la culpa contigo”, “Doy mi consentimiento”, etc.
El proceso de encontrar una solución puede llevar menos de 10 minutos o más de una hora. Generalmente se encuentra una solución, pero no siempre. Hacia el fin de una constelación familiar, puede ocurrir que se le pida al cliente que ocupe su propio lugar y así reemplace a su propio representante, pero esto no siempre es necesario.
Una constelación familiar es un acontecimiento único, la gente no arma un evento semanal durante un periodo de tiempo como si fueran sesiones de terapia. Puede transcurrir un año, meses o más antes de que sientan los efectos. Han ocurrido cambios curativos importantes que están relacionados directamente con el trabajo hecho en la constelación familiar, no solamente para ellos mismos, sino también para los miembros de su familia.


PARADIGMAS DE LA CURACIÓN
Durante el ritual, el chamán invoca a los poderes específicos que pueden contribuir a la curación, con plegarias y ofrendas de comida, agua y humo, que son colocados sobre los altares. Un altar es visto como un ancla que une ambos mundos, el visible y el invisible; sirve como la personificación del poder curativo invocado. No existe “símbolo” aquí, no hay separación entre objeto y sujeto. Durante el curso de un ritual, un altar dedicado a un espíritu se convierte en ese espíritu.
A veces puede llevar horas, días o semanas que la curación se integre completamente en todos los aspectos de la vida del cliente, pero cuando la ceremonia finaliza, la sanación ya se ha llevado a cabo. Si fue exitosa, el problema está resuelto, y si no fue exitosa, usualmente la ceremonia no se repite porque los espíritus ya han realizado todo lo que está a su alcance. No hay un desarrollo gradual de una fuerza curativa como en el proceso terapéutico. En el chamanismo la curación es un evento único, repentino y directo.
El chamán mismo puede también hacer el trabajo curativo, pero incluso en ese caso sigue las órdenes y sugerencias de los espíritus. Mientras que un psicoterapeuta está mucho más involucrado en el proceso de curación real y se ha hecho cargo de él. Los terapeutas dan sugerencias, inventan soluciones y dan a sus clientes tareas para el hogar.
Un chamán moviliza fuerzas y poderes externos: espíritus sanadores y fuerzas de la naturaleza. Un terapeuta, en cambio, trata de activar las cualidades que están latentes dentro de un cliente.
Para después del ritual chamánico, el cliente tiene que haber comprado o hacer regalos para todos los que lo ayudan. Porque el ritual es posible solamente cuando muchas personas contribuyen con su tiempo, energía y dinero. Se supone que el patrocinador del ritual, el paciente o u miembro de su familia debe darle un regalo al chamán, siendo regalos prácticos y valiosos.
En las culturas chamánicas, las personas sólo comienzan el entrenamiento para llegar a ser chamán porque los espíritus así lo desean. Si has sido elegido, las tradiciones dicen que el costo de negarse a ser un chamán es muy alto: enfermedad grave, locura o incluso suicidio. 


CONSTELACIONES FAMILIARES Y RITUALES CHAMÁNICOS
En Constelaciones Familiares, el trabajo de Bert Hellinger contiene tanto elementos chamánicos como psicoterapéuticos. El facilitador de una constelación familiar asume y combina ambos roles: el del chamán y el del psicoterapeuta. Guía activamente, conduce la constelación familiar y ejerce el control del proceso. Hay también, periodos de tiempo en que se retira y permite que la constelación familiar siga su propio curso durante un tiempo, sólo para intervenir cuando se interrumpe un movimiento sanador. Se combinan los dos abordajes: el activo y el pasivo.
Queda claro que en las constelaciones familiares el verdadero poder sanador viene de afuera, visto desde la posición del cliente. En el trabajo sistémico, los representantes a veces encarnan fuerzas abstractas: “novio futuro”, “víctima desconocida”, “la muerte”, “la pobreza”, “Francia”, “el futuro”, “el judaísmo”, etc. Según el chamanismo, todo lo que conocemos existe tanto en el mundo físico como en el del espíritu. Plantas animales, rocas, ríos, todos tienen almas o espíritus. Cuando dicha fuerza o concepto está representado en una constelación familiar, esa energía no puede ya ser considerada como una abstracción.
A veces, para romper la tensión que es el resultado de la concentración prolongada, puede ser que un chamán haga bromas para que todos rían un momento. Luego se reanudan las plegarias.
Las frases sanadoras en constelaciones familiares no son del tipo de las usadas para contar una historia, sino que expresan una cualidad arcaica y sin tiempo. Un padre que nunca pudo aceptar a su hijo abre sus ojos y se le pide que diga: “Ahora te veo como mi hijo”. Un hombre que perjudicó a un hermano y de repente ve el efecto de lo que hizo dice “Ahora veo tu dolor”.
Una mujer moribunda puede finalmente abandonar su lucha interna para aceptar su destino y puede decirle a la Muerte. “Doy mi consentimiento”.
El lenguaje en Constelaciones Familiares no es utilizado para explicar sino para curar.
En chamanismo, las 4 direcciones son 4 anclas sobre las cuales se ubican ciertas fuerzas. Los rituales chamánicos se construyen sobre un mapa antiguo que no se puede cambiar.
De acuerdo con el chamanismo, las personas necesitan purificarse espiritualmente antes y después de un ritual. Esto se hace sahumeriando a las personas presentes (humo de mezcla de hierbas de cualidades purificadoras, puestas al rescoldo, salpicadas con agua o apantalladas con plumas), o pueden ser purificadas por otros medios. Se necesita la purificación para limpiar la mente y la energía de las preocupaciones cotidianas. Ya purificados, se facilita la comunicación con los espíritus y hay menos posibilidad de interpretar incorrectamente lo que tienen para decir.
Los espíritus pueden accidentalmente traer algo que pudiera afectar a los presentes. Al terminar la ceremonia, si las personas no dirigen su atención firmemente al mundo físico, los espíritus podrían seguir afectándolos. En Constelaciones Familiares se ha descuidado la relajación antes y después de una constelación familiar, así como el liberarse del rol del representante al final.


HACERSE CARGO DEL SUFRIMIENTO EN BENEFICIO DE OTROS
Aparte del chamán, también otra gente puede dar apoyo espiritual al cliente, de variadas maneras. Por ejemplo, participar en rituales especiales en los cuales se puede tomar sobre sí un sufrimiento físico en beneficio de otra persona.
Mientras los participantes están sentados inmóviles durante la noche, cantando y orando en el ritual, simbólicamente se mueven desde el comienzo de la oscuridad, que significa el inicio del problema, hasta que llega la luz, momento en que se encuentra el alivio y se completa la sanación. Después de entrar en la tee pee (tienda típico de los indios pieles rojas de Norteamérica) en la que se realiza la reunión, los participantes no dejan sus lugares hasta que la ceremonia haya terminado. Cada participante es un testigo del sufrimiento de quien pidió la ceremonia y, simbólicamente, sufre con él mientras se reza continuamente pidiendo sanación y resolución. Los cantos y plegarias se unifican masticando pequeñas cantidades de peyote en polvo, posibilitando a los participantes a que entren en un estado alterado de conciencia en el cual sus mentes e intenciones se unifican y ganan fortaleza. En esa región norteamericana, el peyote es conocido como un espíritu sanador muy poderoso.
Existe una gran diferencia entre tomar sobre sí el sufrimiento para purificarse uno mismo de una sensación de culpa o hacerlo para ayudar a otro, como en los rituales chamánicos. La gente se une al ritual voluntariamente para sobrellevar juntos la situación penosa de un individuo y generar fuerza de este modo. La ceremonia de la “tienda de la casa de piedra”, “tienda del sudor” o “tecmazcal” es el más accesible de todos los rituales en los que la gente puede tomar sobre sí el sufrimiento de otros que necesitan ayuda. Los participantes entran, desnudos o usando pantalones cortos, o vestidos de algodón muy fino. Antes de cerrar la puerta al inicio de la ceremonia, se colocan piedras calentadas al rojo en un hueco poco profundo en el centro de la tiendita. La puerta usualmente se abre tres veces, marcando el final de una parte de dicha ceremonia. Cada una de esas partes es dedicada a un cierto espíritu o a un aspecto del proceso de sanación y purificación. Cada vez que se abre la puerta traen más piedras calientes. Durante dos horas o más, los participantes rezan juntos por el bienestar de otros, sentados en la oscuridad con calor y vapor sofocantes. A medida que la ceremonia continúa y hace más y más calor, la gente reza más y más intensamente, con la guía de un chamán sanador.  
En las primeras etapas del sufrimiento ritual auto-infringido, el dolor y la incomodidad aumentan gradualmente y ponen la mente alerta. El pensamiento se hace agudo y enfocado, la atención se dirige al aquí y ahora. Después de algún tiempo, cuando el sufrimiento se vuelve muy intenso, se alcanza el umbral o límite. El que sufre puede entonces elegir entre dos caminos: puede identificarse con la aguda incomodidad o puede trasladar su atención hacia adentro, hacia su propia alma.
Por medio de las plegarias, la gente puede ofrecer un deseo de sanación, pero no puede dar órdenes. Las plegarias son solamente un golpe a la puerta, pidiendo la atención de los poderes espirituales que pueden ayudar. No es rogar, sino un ofrecimiento de una imagen de salud a los espíritus, pidiendo su apoyo para que ese deseo se haga realidad. Después de una ceremonia de sanación chamánica, debe dejarse descansar el asunto y no hacer más preguntas. El caso del cliente está ahora en manos de algo más grande, la gente ha hecho lo que está permitido y no puede hacer más. Después de la ceremonia, todo el mundo, incluyendo al cliente, debe soltar y relajarse. Si la sanación llega, está muy bien. Si no, esto será aceptado.
Hay también factores que tienen una clara influencia en los resultados de los rituales que incluyen el sufrimiento. Por ejemplo, es necesario que el cliente quiera ser sanado. Alguien que, conciente o inconscientemente no quiera cambiar hará todo lo posible para mantener las cosas como están, sin importar cuánta ayuda se le ofrezca. Con referencia al voluntario que toma sobre sí el sufrimiento, hay dos factores que influyen. Primero, la naturaleza de la razón que lo motiva a hacerlo y, segundo, la capacidad de ser consciente del hecho que el que necesita ayuda y él mismo son dos personas diferentes que llevan vidas separadas. El sufrimiento puede otorgarle poder a una sanación sólo cuando se da desde una posición de fuerza, no por debilidad. No trata en verdad de ponerse en el lugar del otro, simplemente desea estar cerca para poderle brindar apoyo.
El que toma sobre sí el sufrimiento realmente se identifica con la situación del que necesita ayuda y, de manera extraña, reclama el sufrimiento del otro como propio. Al enfermo, entonces, le es negado su propio destino, por duro que pudiera serle, y pierden de esta forma su fuerza individual.

A una madre, ex prostituta, cuya hija decidió trabajar como prostituta y se alejó de ella le sugerí que hiciera un ritual simple, le pedí que visualizara a su hija parada frente a ella y le hablara a su alma. Le pedí que dijera desde su propia alma: “Yo paré. Dejé ese lugar. Tú también puedes dejarlo. Ahora eres libre, evita hacer esto por mí”. La madre me dijo que tres días después de este ritual, su hija tomó la decisión de dejar de ser prostituta y se dedicó a otra cosa.
 Una mujer entró a un tecmazcal por su hermano que había estado sufriendo de una eczema dolorosa en sus manos durante muchos años. Pocos días después de la ceremonia, las manos de su hermano estaban limpias.
En las Constelaciones Familiares, los representantes a menudo toman sobre sí el sufrimiento de otros en forma directa. Por ejemplo, si alguien nunca pudo expresar pena, el representante ubicado en su lugar puede verter lágrimas y sufrir el dolor del duelo en su lugar. Cada desplazamiento interior que realiza el representante es un paso dado para otra persona, el representante lo está haciendo por la otra persona. Como el representante, por lo general, no conoce personalmente al individuo que representa, hay poco peligro de tomar sobre sí el sufrimiento a partir de implicaciones sistémicas.
Además, los representantes son elegidos por otro para hacer el trabajo, ellos no pueden elegir voluntariamente representar a una persona específica. Un representante toma sobre sí el sufrimiento durante la Constelación Familiar y después regresa a su propia vida, devolviendo la responsabilidad a aquel a quien representó. 

Después, el libro también contiene los siguientes capítulos:

Capítulo 7. Manifestaciones del alma y del espíritu.
Capítulo 8. El Alma múltiple.
Capítulo 9.  El alma, los 4 cuerpos y la personalidad.
Capítulo 10. La presencia de los muertos.
Capítulo 11. El alma y el proceso de la Constelación.
Capítulo 12. Efectos de las Constelaciones.
Capítulo 13. El desarrollo del alma.
Capítulo 14. Algunos riesgos.
Capítulo 15. Seis ejercicios que combinan Chamanismo y Constelaciones Familiares.

Los cuales también sinteticé.

En fin, si quieres Descargar los siguientes textos:
aquí:




































2 comentarios:

Anónimo dijo...

SERIA BUENO PODER DESCARGARLO, LO QUISE ADQUIRIR Y NO LO ENCONTRE.

BERNAL27 dijo...

PASO 1: CLICK DONDE DICE "DESCARGA REGULAR".
PASO 2: ESPERA 60 SEGUNDOS.
PASO 3: TECLEA LAS LETRAS DE LA CLAVE.
PASO 4: CLICK EN "DOWNLOAD FILE".
PASO 5: PONLE "GUARDAR ARCHIVO" Y ESPERA A QUE SE DESCARGUE EN TU COMPU.

ATENTAMENTE
BERNAL27