23 julio 2016

PRUEBAS, TESTS Y CUESTIONARIOS PSIC





Hace varios años compartí en este Blog un paquete de pruebas y cuestionarios psicológicos. Tiempo después me lo tumbaron, así como me han dado baje con otras Entradas (posts).


Y buceando en discos viejitos rescaté varias de esas pruebas, además de que recolecté nuevos archivos, por lo que vale la pena volver a compartir esto, esta vez a través de One Drive, donde podrás bajar paquetes o archivos sueltos de libros, protocolos, manuales, cuadernillos, etc. sobre los temas de tests, proyección de la personalidad, evaluación psicológica, entre otros temas.

Descarga aquí:


04 abril 2016

MIS INTERVENCIONES EN CRISIS



                MIS INTERVENCIONES EN CRISIS

Sin acudir a definiciones rebuscadas, entiendo ‘crisis’ como un estado en que la persona está vulnerable mentalmente (y hasta biológicamente) por alguna situación emergente, urgente o crónica, que le ocasiona malestares significativos en su sensación, pensamiento y sentimiento.

Y la intervención en crisis la entiendo en este momento, y para los efectos de lo que escribo, como el abordaje psicoterapéutico de las crisis de pacientes que he atendido, tanto en mis trabajos institucionales (en una cárcel estatal) como fuera de estos lugares, en comunidades rurales y en lugares privados.

En esta temática intentaré explicar la manera en que me ha tocado facilitar intervenciones en crisis. Aunque confieso que no es sencillo describirlo con palabras escritas, por lo que por muchos años demoré escribir esto. Lo hago fenomenológicamente, no científicamente, por lo que no busco demostrar nada, solamente compartir. Cabe decir que los pasos a seguir en las intervenciones en crisis que realizo no suelen ser lineales, sino más bien curvos, cerrando al final la figura trazada, que siempre es diferente en cada caso. Por lo que la secuencia que menciono solamente es para señalar un aparente orden concreto: no me apego a un enfoque terapéutico exclusivo, retomando algunos elementos de dichos enfoques, lo que pudiera ocasionar picor en algunos puristas de la Gestalt, Psicología energética, EMDR, Constelaciones Familiares, etcétera. Mi estilo es más bien plural y fenomenológico, aunque en ocasiones directivo. Y facilito lo que considero necesario en tal momento, en esa circunstancia, para esa persona en específico, con su permiso o disposición, y con su particular necesidad / problema / conflicto a tratar.

Con este artículo no pretendo dar cátedra, solamente compartir mis experiencias, a pesar de las dificultades que implica el medio textual, de más de 13 años como psicólogo y/o psicoterapeuta en una prisión en más de 300 intervenciones en crisis, principalmente en los últimos diez años en que he estado aplicando la preparación terapéutica de postgrado académica y también de autodidacta. 

En otro lugar de mi Blog comentaba que no me gusta detallar demasiado los casos, por lo que al buen entendedor pocas palabras. Por último, a los lectores de este texto, les comento que los 20 casos descritos aquí son reales e inéditos (nunca antes expuestos) que me hicieron figura como una muestra de las más interesantes para mí., protegiendo la identidad de los consultantes y habiendo sucedido en las condiciones precisas de aquél momento en aquél lugar, con aquél consultante con todo lo que era y tenía yo en ese entonces y allí. Siendo obvio que estos casos requirieron seguimiento psicoterapéutico de más sesiones posteriores. 

Las situaciones de crisis en que he intervenido como facilitador, en una Institución carcelaria son:

1.-Inicio y seguimiento de duelo por la muerte o pérdida (abandono o separación) de un ser querido.
Es común que facilite la técnica Gestalt de silla vacía, aunque agregándole de mi cosecha en algún momento de este proceso, por ejemplo, juntar la silla vacía con la silla ocupada por el consultante, resultando que este siente más intimidad en su diálogo imaginario. Dejo que en el consultante fluyan las lágrimas, aunque cuando es momento de que responda una pregunta le digo que se recupere inhalando profundamente por la nariz y reteniendo varios segundos (entre 5 y 8) el aire para luego exhalarlo por la boca. Es importante recalcar la fase de retener el aire inhalado, para que se oxigene y purifique el aparato respiratorio, aparte de que esto contribuye a la respuesta de relajación. La descarga de emociones en objetos neutros (como cojines) o en sus rodillas (bilateral / alternadamente y sin que llegue a lastimarse) permite el desahogo de estas y después se complementa con la resignificación de lo experimentado sobre el asunto tratado. El pañuelo o servilleta lo suelo ofrecer al paciente hasta la parte última de la sesión, para evitar entorpecer o inhibir el sentimiento expresado. También es importante el uso de la variante EMDR denominada Comunicación Después de la Muerte Inducida o ‘IADC’ (abreviatura de Induced After Death Communication, en inglés) del Dr. Botkin. Esta terapia se basa en inducir un estado de REM (Rapid Eye Movement) manteniéndose la persona despierta, tal como hacen en el EMDR. Cuando se alcanza ese estado, los pacientes reportan poder ver y conversar con seres queridos fallecidos o compañeros de armas muertos en combate y, ocasionalmente, también con sus enemigos ya muertos. Al mismo tiempo, ayuda a los pacientes a ponerse en contacto con las emociones básicas relacionadas con su dolencia. Como resultado de esta terapia, con solo una o dos sesiones que duran minutos, los pacientes muestran una clara mejoría y se sienten como si un gran peso hubiera sido quitado de sus hombros. Adicionalmente el temor a la muerte desaparece en pacientes tratados con IADC. Según Botkin, muchos pacientes en duelo experimentan tres emociones: culpa, rabia y tristeza. Descubrió que la culpa y la rabia solo servían para proteger al paciente de su profunda tristeza y comenzó a presionar a sus pacientes para ir directamente a su tristeza de fondo, puenteando la culpa y la rabia. Comprobó también que los pacientes respondían mejor cuando, tras una sesión de movimientos oculares (también se pueden usar otros tipos de estimulaciones bilaterales), cerraban los ojos. Al centrarse en la tristeza, la culpa y la rabia desaparecían.
Ejemplos: Me canalizan presos que minutos u horas antes les comunicaron la noticia (vía telefónica o en persona) que había fallecidos un ser querido. Así como por contar con familiares alejados voluntaria o involuntariamente (ver Casos 8 y 9).

2.-Inicio y seguimiento de transtornos adaptativos reactivos a la prisión.
a).-Depresión: Valorar si es una depresión crónica o aguda, así como endógena (orgánica) o exógena (reactiva al medio ambiente). ¿Recibe o no tratamiento médico/psiquiátrico? Relacionada o no con un duelo. Dice Nana Schnake que a veces las depresiones están relacionadas con agresiones retroflectadas. Y Jorge Bucay comenta en un cuento que a veces la furia se pone el vestido de la tristeza. Esto se observa con frecuencia en muchos presos. La depresión aguda (reactiva) es por algún acontecimiento que le está afectando y ante lo cual reacciona así, sin importar si es del pasado o del presente.
Ejemplos: Pensamientos catastrofistas, sufrimiento por tener familiares enfermos, recepción de notificaciones de sentencias largas, etcétera (ver Casos 1, 2, 5, 8 y 16).
b).-Ansiedad: Alguien dijo que la ansiedad es exceso de futuro. El llorar antes de que nos peguen nos pone ansiosos. Tener ansia es querer forzar un deseo, consciente o inconscientemente. Es un puente hacia la adicción, hacia el descontrol de los impulsos. En el caso de los presos, se ponen ansiosos por la falta de visita familiar; por esperar que culmine el proceso jurídico y les dicten sentencia; por la falta de un cigarro para fumar; por ser agredidos o acosados por otros presos, entre otras cosas. En los primeros días de haber ingresado a prisión, los presos suelen estar ansiosos (ver Casos 3 y 19).
c).-Prisionización: Mejor conocida como carcelazo, es un fenómeno que le ocurre a los presos que se saturan o estresan de lo que implica estar en prisión, como lo es la privación de la libertad, la relación con otros presos o con autoridades, así como por sus necesidades no satisfechas.
En una intervención en el ámbito carcelario no se deben olvidar cuales son los efectos de la prisionización, los cuales son observable a distintos niveles (Del Rincón y Manzanares, 2004).
- Biológico: aumentos del instinto de ataque al no ser posible la huida, problemas para conciliar el sueño, problemas de privación sexual, sensoriales (visión, audición, gusto, olfato...).
- Psicológico: pérdida de la autoestima, deterioro de la imagen del mundo exterior debido a la vida monótona y minuciosamente reglada, acentuación de la ansiedad, la depresión, el conformismo, la indefensión aprendida, la dependencia,
- Social: contaminación criminal, alejamiento familiar, laboral, aprendizaje de pautas de supervivencia extremas (mentir, dar pena, etc.). (ver: http://psicologos-forenses.blogspot.mx/p/carcelazo-o-prisionizacion.html)
d).-Intolerancia a frustraciones: Fracasos penitenciarios, necesidades insatisfechas (sexuales, económicas, jurídicas, familiares, alimentarias, impacto negativo de información jurídica y penitenciaria, etc.) (ver Casos 7, 17 y 18).
e).-Desadaptación de extranjeros: Con extranjeros se puede trabajar terapéuticamente a través de dibujos, estimulaciones bilaterales, posturas relajantes, tapping EFT, descarga de emociones en objetos neutros, que desahoguen sus frustraciones escribiendo una carta, entre otras actividades. Y hay que usar señas, algunas indicaciones ya elaboradas por escrito o en tarjetas –con textos en el idioma del inculpado-, así como uso de la imitación para posturas o movimientos.  
f).-Inicio y seguimiento de transtornos conversivos y de somatización: He mirado que algunos presos somatizan sus necesidades / problemas / conflictos en forma de dolores (en cabeza, abdomen, pectorales, etc.), adormilamiento o parálisis de alguna extremidad corporal, dificultades en la respiración, entre otras (ver Casos 12, 14 y 21).

3.-TEPT por privaciones a las que afirman haber sido sometidos en su pasado reciente: Algunos inculpados ingresan con evidentes secuelas físicas y psicológicas de TEPT (Transtorno de Estrés Pos Traumático) de haber sido torturados por agentes policiacos o por miembros de la delincuencia organizada. Ejemplos: en el exterior, me ha tocado atender mujeres víctimas de violaciones, abusos sexuales y violencia de sus parejas, TEPT por secuestro y abuso sexual. Por cierto, en el caso de mujeres violadas o que fueron objeto de abuso sexual, es común que al principio se trabaje con terapia encubierta, porque aún no está preparada para dar detalles de lo ocurrido –por la gran carga emocional-, por lo que se les guía con ejercicios de visualización, manejo de submodalidades y estimulaciones bilaterales diversas (ver Caso 20). 

4.-Fenómenos inesperados en una terapia grupal: Llanto o sollozo repentino, temblores, convulsiones, silencios prolongados, aplanamiento afectivo, sueño profundo al relajarse, bullyng, personas desafiantes, indisciplinas, personas desinteresadas (ver Caso 13).  

5.-Transtornos relacionados con el sueño: Tuve la fortuna de darme cuenta y retroalimentar docenas de entrevistas que el psiquiatra Celestino Núñez realizó a presos; y de lo que más me llamó la atención es que es muy frecuente que al principio de la entrevista procura preguntarles a sus pacientes sobre si concilian el sueño o no, porque este es un factor determinante para saber si tienen algún transtorno, además de que con este tipo de preguntas no sospechan del verdadero trasfondo de lo que quiere saber el entrevistador para sospechas cuadros de psicosis, delirios, depresiones, entre otros transtornos que incluyen anomalías en lo relativo a la conciliación y contenido del sueño.
Insomnio: El Dr. Ludwig Johnson dice que es por falta de magnesio. Acá en psicoterapia decimos que pudiera estar esto relacionado con preocupaciones y pensamientos obsesivos o culposos.
Terrores nocturnos: Algunos presos presentan este transtorno y se levantan alterados en la madrugada y sin recordar el contenido del sueño (a diferencia de la pesadilla que sí se recuerda). Se sugiere  en estos casos aplicar estimulaciones bilaterales antes de conciliar el sueño y también al despertar abruptamente por el terror nocturno. A las madres que tienen hij@s y mientras duermen ell@s tienen movimientos tensos, gritos, lágrimas o cualquier otro signo que nos indique malestar entonces es importante aplicarles en ese momento estimulaciones bilaterales táctiles o auditivas con algún sonido especializado, también se puede facilitar que el afectado encuentre un brainspot (consultar las técnicas del Brainspotting de David Grand) que le proporcione serenidad, por ejemplo audios de Coaching Wingwave, audios bilaterales de EMDR, audios biolaterales Brainspotting de David Grand.
Pesadillas: Otros individuos despiertan al día siguiente siendo conscientes de que soñaron pesadillas y por lo tanto no descansaron lo suficiente y presentan malestares. La pesadilla, porque se recuerda el contenido del sueño, se puede trabajar proyectivamente al estilo de Fritz Perls, también dándole finales alternativos y estimular bilateralmente o buscando un brainspot que reactive la pesadilla y trabajarla al momento (ver Casos 6, 11 y 19).

6.-Intoxicación y síndrome de abstinencia de drogas legales o ilegales:
Intoxicación por droga: Me ha tocado atender a algunos en ese estado y puedo decir que no es recomendable intentar psicoterapia en estas condiciones, por la fuga de atención, a veces paranoia y en ocasiones un franco rechazo de parte del paciente, aparte de que exponemos nuestra seguridad e integridad. Uno de mis peores errores de novato fue cuando hace 18 años al estar de voluntario en un Centro de prevención y atención a farmacodependientes (CIJ) acepté, por insistencia de una señora desesperada, acudir a un domicilio a asesorar psicológicamente a su hijo. Fui, lo encontré drogado con varios amigos también en esas condiciones. Obvio que después del rapport express a los pocos minutos me retiré, a pesar de que no me querían dejar ir esos muchachos. No volví a cometer ese error. Dentro de la cárcel, cuando un preso está bajo los efectos de un medicamento controlado (o sea, droga controlada, aunque hagan muecas los psiquiatras) pues no es viable el abordaje psicoterapéutico.
Síndrome de abstinencia: Es lo que algunos le llaman “la malilla”. En este conjunto de síntomas se necesita la colaboración de un médico que atienda al que se abstiene de drogarse, forzado por las condiciones del lugar y que por supuesto requiere de medicamento especializado, además de psicoterapia. 

7.-Conflictos con figuras de autoridad: por recepción de sanciones, agresiones hacia las autoridades, desacatamiento de órdenes, enganches proyectivos, y otros. Aquí se trabaja facilitando el darse cuenta de los consultantes, que descubran sus proyecciones y lazos con figuras de su pasado (paterna, maternas, educadoras), para que comprendan y superen dichas proyecciones, y así tener mejores relaciones con las figuras de autoridad de su presente. 

8.-Autoagresiones: Determinar si existe o no peligro de que se autoagreda frente a nosotros, o si fuera necesario que esté presente un médico o enfermero al momento de aplicarle psicoterapia. Clarificar si es un intento grave o leve.
Intentos suicidas: Suelen realizarlos personas con personalidad límite (borderlines). En el Centro penitenciario donde laboro, aparte del abordaje psicoterapéutico y médico, se analiza la posibilidad de aplicar la sujeción gentil, es decir, de impedir (sujetadas sus manos con vendas el tiempo necesario) para que se vuelvan a autoagredir si es que esa fuera su intención. También, recordemos que los de personalidad borderline (límite) tienen como características vacío existencial, conductas temerarias y agresivas, así como ideaciones suicidas y la alta probabilidad de intentarlo.
Autoagresión histriónica: Es frecuente que individuos con personalidad histriónica se autoagredan, con el objetivo de llamar la atención de otros, aunque no desean morir, solamente dramatizar y que entonces se les ponga atención para satisfacer sus necesidades afectivas. Y también es cierto que se han reportado casos donde al histriónico “se le ha pasado la mano” y han fallecido al autoagredirse o se les ha complicado de más su intento, pero son los menos de los casos.
Síndrome de Cutting (risuka o self injury): Individuos que sienten placer al ver y sentir desangrar sus venas. Se autoagreden en momentos de alto estrés, por frustraciones o ira contenida. Los que he conocido me señalan que solían hacerlo también porque lo consideraban su última alternativa, al sentirse solos, presionados y abandonados.
(ver Casos 10, 12 y 15).

9.-Víctimas de bullying y/o discriminación (homosexuales, violadores, ancianos, jóvenes, discapacitados, portadores de VIH, etc.). Se trabaja el trauma respectivo, las creencias, autoestima, responsabilidad, la relación perpetrador-víctima, etc.


10.-Manejo de ideaciones obsesivas: Este tipo de ideas, que en el argot penitenciario se le conoce como “caniquear” (ideas heteroagresivas, homicidas, vengativas, pesimistas, catastrofistas, eróticas, celotípicas, entre otras). Para desarticular las ideas obsesivas o el “caniqueo” brindo opciones como las estimulaciones bilaterales a través del abrazo mariposa, enfocamiento en brainspots (puntos cerebrales del Brainspotting) que ubican en la pared y que pueden aplicar luego en el panorama que tengan frente a ellos. Además, aquí también ha sido útil desestructurar la creencia que hay dentro de la obsesión o del “caniqueo”, a través del manejo de submodalidades de PNL y de tapping EFT y EMDR, para que después reestructure sus creencias.
(ver Caso 4).

11.-Situaciones críticas mientras he facilitado entrevistas y terapias a presos de alta peligrosidad:
Lo he dicho muchas veces, respetar sin prejuicios a los presos logra que entres en sintonía con ellos. Así que en casos de cualquier crisis de las mencionadas les facilito su expresión y descarga. En ocasiones se les sugiere abordar la temática espiritual para que ellos reestructuren desde sus creencias espirituales las tragedias que les están ocurriendo. Por ejemplo, he tenido sesiones en la cárcel con narcotraficantes a quienes les han asesinado varios familiares y esto los deprime en duelo. Otros presos que han perdido fortunas o han sufrido el completo abandono de sus familias. Otros que pierden a su pareja mientras están prisioneros. Por supuesto que existen presos desafiantes, indiferentes, manipuladores, inteligentes y hasta rechazantes de la terapia, a quienes se les respeta su decisión y se les habla claro sobre las reglas de la Institución y que cuando él decida estamos para brindarle servicio de terapia. Además, he tenido la experiencia de atender presos violentos y temerarios que lloran en alguna sesión que les facilito, guardando por ética su privacidad y agradeciendo ellos la confianza de desahogarse y expresarse sin temor a que los demás se enteren de esto.

12.-Brotes psicóticos:
En este aspecto es más pertinente la atención psiquiátrica o médica, además de cuidar aspectos de seguridad tanto para el paciente como para los que lo rodean. Ya no es frecuente que aborde a este tipo de pacientes porque cuando lo llegué a hacer no percibí cambios relevantes en la mayoría de los que atendí, salvo algunas excepciones.

13.-Bloqueos del consultante:
 En los casos que el consultante en crisis está bloqueado, con nudo en la garganta o en shock y no puede hablar, gritar o respirar profundo procedo a facilitarle el liberar la energía de la mandíbula, cuello y/o pectoral a través de que se aplique tapping bilateral alternado en mandíbula y a los lados de la boca (bajo los pómulos, estando la boca cerrada y luego abierta), así como tapping en cuello (para estimular la garganta) y/o en zona pectoral en puntos energéticos del Timo, corazón y las llamadas zonas dolorosas autosaboteadoras ubicadas 5 centímetros bajo la clavícula.

14.-Necesidad de una orientación, guía o reflexión:
En ocasiones, cuando el consultante lo necesita por algo que experimentó durante la intervención en crisis, le muestro un libro de cuentos, se le indica que se concentre en cómo se siente en ese preciso momento y en obtener un mensaje del cuento que le tocará cuando abra dicho libro al azar. Y obvio que no es ninguna casualidad que el cuento que abren está relacionado con lo que estaban sintiendo, encontrando entonces una aplicación o mensaje para resignificar su vida o situación, lo cual comentan después de leer en silencio el cuento de la página derecha que abrieron. En la derecha porque proyectivamente está orientada al presente y futuro, mientras que la página izquierda sería orientada al pasado, aunque algunas veces también se retoma el cuento de esa página, según la intuición del consultante o la mía. 

15.-Dolores repentinos en el consultante durante la intervención en crisis.
Estimulo la zona afectada o el punto energético relacionado según señala el EFT (ver tablas de puntos energéticos en mi Blog). La estimulación en el punto energético se puede hacer mediante tapping, masaje, o touch an breathe (toque combinado con respiración profunda) con el propósito de que el fondo se convierta en figura y emerja lo que estaba oculto, para entonces trabajarlo con Gestalt u otro método. En las ocasiones que no aparece la figura hay que tomar como alternativa el hacer rondas EFT acompañadas de la frase: “Aunque no sé a qué se debe este dolor de cabeza, me acepto tal como soy”, o alguna frase equivalente a esta, adaptada al síntoma que se padezca en ese momento, otro ejemplo sería: “A pesar de que no sé para qué tengo este dolor de estómago, me acepto completamente y confío en Dios”. Otra alternativa es que si intuimos con qué está relacionado el dolor o síntoma repentino lo podemos testear (probar) a través del test muscular kinesiológico. 

16.-Agotamiento, saturación y liberación de cargas negativas que me afectan como terapeuta.
Hay ocasiones que la intervención en crisis puede contaminarme mental y físicamente antes, durante o después del abordaje. Ante esto, lo que hago es lo siguiente:
Antes: Si noto o intuyo algún malestar en mí entonces me protejo con visualizaciones (burbujas protectoras, por ejemplo) y algunas oraciones espirituales. 
Durante: si empiezo a sentir náusea, adormilamiento, agotamiento inexplicable, salivación excesiva o sensación de peligro entonces con una o ambas manos cubro mi plexo solar (zona del diafragma), vuelvo a protegerme con visualizaciones, cierro o cruzo mis manos y/o pies.
Después: Ya que terminé la sesión puedo descontaminarme con el ejercicio de la tarántula (Gimnasia cerebral), rondas de EFT, estimulaciones bilaterales bajo los ojos y en el entrecejo, estimulación de la glándula timo, hacer posturas relajantes y de estiramiento muscular, y después de todo lo anterior beber agua pura o mineral, además de lavar mis manos y rostro, así como también tomar una ducha al finalizar la jornada laboral.


*Descarga el archivo del texto completo de “Mis Intervenciones en Crisis”, incluyendo los 21 Casos sobre el tema y las estrategias que utilizo:



*Descarga 31 archivos del tema “Intervención en Crisis”, carpeta en OneDrive: